Chalet Plus Ultra: No soy sólo una fachada bonita



Por Gastón Cánovas
 
Si me ven hoy probablemente no entiendan por qué alguna vez fui uno de los íconos arquitectónicos del barrio La Perla. Tengo los postigos despintados, se me caen las tejas, mis balaustradas están podridas y llenas de musgo. Mis herrajes quedaron corroídos por el óxido del mar que durante tantos años miré desde lo alto de la loma de Santa Cecilia, hasta que me dejaron “ciego” con otra construcción más alta que yo. Bueno, no sólo el mar me oxidó, parece que también hizo su parte el olvido. Durante muchos años no destrabaron mis cerraduras, no giraron mis picaportes, no destrancaron los postigos. Tan poco importo como soy, se ve, que corro el riesgo de dejar de ser yo mismo.
            Hace casi sesenta años fui el proyecto de un ingeniero que vio en el mar mi forma de ser. Para volverme fiel al pintoresquismo español, vino un artista, Catteruccia era el apellido, y me talló en el frente una representación del Quijote de la Mancha. A pesar de que mi nombre es Plus Ultra (Más Allá), por el lema de España, gracias a este muchacho los vecinos me empezaron a decir “el chalecito del Quijote”.
            Soy… o fui imponente. Las columnas de piedra robustas de la galería sobre el galardón de Don Quijote hacen las veces de piernas que sostienen la superestructura de mi tercer piso. Mi rasgo más característico es el balcón empotrado con balaustres de madera y hasta tengo una corona, el escudo de armas de la familia.
            Los Huerta me habitaron durante años. “Qué linda casa la suya, señora Huerta”, se escuchaba a una vecina. “Señor Huerta, que garaje tan grande” (me entran dos autos), decía otro.
            Y bueno, garaje grande voy a seguir teniendo. Más grande, incluso, cuando me anexen un pedazo cúbico y desabrido. Dicen que la nueva construcción va a mantener los parámetros estéticos y tecnológicos actuales que no están tan mal vistos. Pero, ¿me imaginan al lado de semejante quilombo de vidrio, pisos flotantes y sillas Barcelona?
            Mis vecinos me van a dejar de querer y los Huerta ya no están para defenderme. En el barrio convivíamos en armonía, los escandalosos edificios nuevos llenos cortinas black-out y sin ningún rasgo arquitectónico característico se quedaban en la costa tapándole el sol a los que eligen el balneario Alfonsina para pasar el verano. Y nosotros, los antiquísimos chalets, estábamos resguardados de sus impertinentes fachadas adentro de la loma. Ahora voy a ser víctima de los cuchicheos de las vecinas que se quedaron sin sol en los jardines y tienen las hortensias llenas de polvillo, de las palabrotas en voz baja de cada chica piropeada por pasar frente a la obra, de los bufidos de los empleados de Obras Sanitarias que van a tener que hacerle un mantenimiento mayor a las cloacas y desagües de la cuadra, porque a mí no me van a venir a decir que estas moles tiran la misma cantidad de aguas negras que uno.
            No me voy a acostumbrar a que los fotógrafos dejen de venir a inmortalizar mi Quijote de piedra. Seguro se vayan para 3 de Febrero, donde ahí todavía, y sólo todavía, se mantienen los chalets de uno o dos pisos. Estoy arrumbado, viejo, descascarado, chorreo humedad y mis metales contagian tétanos. Pero hoy, así como soy, me siento más vivo de lo que me voy a sentir el día de mañana cuando un gigante moderno y frío opaque mi fachada.

Una ciudad a escala humana


Por Tomás Menéndez y Nicolás Carangelo


El proyecto de ampliación del espacio público, que fue llevado a cabo sobre la comercial calle Güemes de Mar del Plata, resultó un desafío para la ciudad, para comprender qué modelo de ciudad queremos para vivir.
 La premisa que plantea el nuevo paradigma de urbanización se centra en que si se crean lugares para los automóviles, se creará tráfico, ruido y polución. Si en cambio, se crea espacio para la gente se obtiene interacción entre los individuos, esparcimiento en zonas sin sonidos ni humos contaminantes.

 La decisión de extender el lugar por donde pueden circular las personas, forma parte de una integración de la ciudad en un marco internacional.
 Mar del Plata fue seleccionada por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) como ciudad emergente y sostenible para la creación de un convenio que se focaliza en el trabajo de identificar problemas críticos de la localidad, relativos al medio ambiente y el cambio climático, el desarrollo urbano y la sostenibilidad fiscal.

 Las ciudades emergentes son aquellas que tuvieron un crecimiento poblacional y económico positivo por encima del promedio nacional durante el último período intercensal y que contaran con una población de entre 100 mil y 2 millones de habitantes. Las ciudades que se consideran sostenibles fundamentalmente tienen la capacidad fiscal y administrativa para mantener su crecimiento económico.
 



Los cambios

 Es por ello también que Mar del Plata se ha visto sujeta a cambios de diferentes índoles como el nuevo código de publicidad que modificó la cartelería en los principales centros comerciales, el plan maestro de transporte y tránsito que pretende alterar el recorrido de los colectivos en función al uso del público, el plan de tratamiento de separación de residuos urbanos que ya se está implementando entre otros.
 Las modificaciones que se hicieron sobre la calle Güemes para lograr obtener mayor espacio para las personas se desprende de las ideas del arquitecto danés Jan Gehl, que basa su trabajo en pensar las ciudades en torno a las personas y ciclistas priorizando espacios comunes para la gente y vías de comunicación más eficaces para transportes como el público (que reduce considerablemente el espacio y la contaminación), o la bicicleta.

“Nos centramos en la relación entre el entorno construido y la calidad de vida de las personas”, afirma el urbanista desde su página web.



¿Para qué sirve?

 Sirve para abandonar el modelo norteamericano que creó sus ciudades a escala del automóvil y lo único que logró fue hacer ciudades gigantescas debido al gran espacio que le dedican a las rutas y calles en referencia al auto. Con edificios altos que tapan la luz solar y destruyen hábitat de  muchos animales que conviven en la ciudad.
 Gehl, en su documental “La escala humana”, muestra ejemplos de su trabajo en Nueva York, Copenhague y Tokio en donde se han recuperado espacios que solían ser carreteras.
Él propone hacer ciudades para la gente, no para los autos. Para ello es necesario reconquistar los espacios que se otorgaron para que circulen los coches y reconvertirlos en lugares en donde las personas puedan establecer interacciones, que permitan ofrecer sitios para la expresión artística y el ocio de los ciudadanos.  

El presidente de Vialidad y Alumbrado Municipal, Santiago Bonifatti, aseguró que el objetivo concreto es recuperar los espacios públicos para las personas y que del estudio que realizaron junto a Gehl se desprendió que "el 75 por ciento de la gente que circula por Güemes, lo hace caminando y un 25 por ciento, lo hace en auto".

Por otro lado, al consultar con una empleada del local “Palito, bombón, vestite”, que se ubica sobre la calle en donde se hizo la reforma declaró: “A mí no me gusta nada, hace más lento el tránsito y se vuelve peligroso para las personas. Hace cuatro años que estoy acá y conozco esta calle, me parece que no sirven para nada estos cambios”.

  Hasta ahora, poco se apreciaron estas modificaciones en la arteria comercial Güemes, pero también es cierto que hace un mes se llamó a votación abierta para obtener la opinión de la gente en referencia a estos cambios y los resultados arrojaron un 90% de aprobación por parte de los comerciantes y peatones.


Submarinos nazis: Ultima parada, la Perla del Atlántico














 Por Emanuel Laure y Tamara  Vartabedian



Hace casi 70 años, una silueta de un submarino, distinto a las naves argentinas, emergió sorpresivamente sobre las aguas del Puerto de Mar del Plata. Luego le siguió otro. Las especulaciones del desembarco de jerarcas nazis al país, oficiales de alto rango e incluso del mismísimo Hitler, comenzaron a correr. Las declaraciones de los marineros de la tripulación que arribó a la ciudad, a las 7 de la mañana de aquel 10 de julio de 1945, fueron catalogadas como “top secret” por el gobierno Inglés y Estadounidense y podrían darse a conocer recién en el 2020, pero queda mucho tiempo por esperar y muchas cosas para contar.
 
A fines la Segunda Guerra Mundial, el Ejército Rojo (URSS) estaba en la puerta de Berlin y Hitler ya no tenía escapatoria. Una de las hipótesis que los historiadores creen posible es que Hitler no murió en su búnker sino que éste era un doble y que el verdadero Führer, junto a su esposa, Eva Braun, escaparon mediante la operación “Berseed Süd” (Ultramar Sur) hacia el puerto de Horten (Noruega), ciudad donde funcionaba la base de submarinos más importantes.

 A partir de esta idea de escape, los rumores acerca del destino del líder nazi son muchos. Uno de ellos, supone que ambos, Hitler y Eva, se embarcaron rumbo a la Argentina, en uno de los Uboats (el U-977). Estos submarinos, también denominados “Lobos Grises”, tenían una modalidad: no viajaban solos, siempre en grupo.  

 Lo cierto es que 40 de ellos partieron del puerto. Sólo 30 fueron encontrados en distintas partes del mundo y 10 permanecen desaparecidos hasta el día de hoy. 

 El narrador marplatense, Germán Diograzia, autor de “Charlas con Adolfo 1958”, expresa: El 4 de julio de 1945 el crucero brasileño Bahía sufre un sospechoso accidente donde mueren cientos de personas. Se cree que una de las naves nazis disparó un torpedo y produjo la tragedia”.

Seis días después, un submarino se rinde frente al puerto de Mar del Plata. Los tripulantes del U-530 son  apresados por la Armada Argentina, que en ese momento se encontraba a cargo de Rodolfo Sáenz Valiente. De los 14 torpedos que el submarino debía cargar, faltaban dos, presumiéndose que habían sido los utilizados para hundir el crucero Bahía. 

A una milla y media del puerto de Mar del Plata, uno de los submarinos comienza con los destellos luminosos para dar con las autoridades navales y acordar su rendición. Precavidos, algunas horas antes se habían deshecho del armamento principal en cubierta, los torpedos, el equipamiento electrónico, las claves y el libro de bitácora. El Capitán, Ramón Soyuz, autoriza el ingreso de la imponente maquinaria alemana y el comandante nazi, Otto Wehrmut, de tan sólo 25 años, forma en fila a sus 54 subordinados, todos también de corta edad.

“SE ENTREGÓ UN SUBMARINO NAZI EN MAR DEL PLATA: El capitán y 54 marineros son Prisioneros de Guerra. Llegaron desnutridos, estuvieron 15 días sin comer”, rezaba el titular diario Crítica por aquel entonces. 

Según las declaraciones prestadas por la tripulación, el U-530 había zarpado de la base de Kiel el 19 de febrero y luego de un reaprovisionamiento en Kristiansand, Noruega, fueron informados del fin de la guerra, cuando estaban rumbo a Nueva York. Wehrmut firma oficialmente la rendición y el pabellón Argentino es izado en el mástil del submarino. 

Diograzia, quien lleva a cabo una investigación nazi desde hace 10 años, cuenta: “En confesiones realizadas a la Armada Argentina, de manera extra-oficial y que fueron guardadas durante 57 años, el comandante, Otto Wehrmut, sostuvo que su intención era recalar en Miramar. Dijo, además, que avistó el faro de Punta Mogotes, a las 3 de la mañana del 9 de julio, a unas 18 millas de distancia, pero que lo esquivó porque quería llegar a la ciudad vecina, donde finalmente lo hizo a las 6 de la mañana. A las 9 de la noche volvería a la ciudad, dónde posteriormente se entregaría. El capitán no pudo explicar por qué falta una de las seis balsas de goma que contaba el U-530, con gran capacidad para llevar a personas y bultos”.

 El autor devela  que el mismo submarino zarpa del puerto de Mar del Plata un mes y medio después de su llegada, remolcado por el ARA “Ona” y escoltado por el ARA “Misiones” y el ARA “San Juan”. Partiendo hacia Río Santiago, el comando Alemán es intervenido por oficiales norteamericanos con la intención de llevarlos a su país. 

El segundo submarino llega el 17 de agosto de 1945. Las naves Argentinas del puerto de la ciudad, entre ellas el remolcador Ranquel, escoltaron al U-977, que atrancó a las 11 de la mañana y estaba en perfectas condiciones y combustible de sobra, a diferencia del primer submarino. 

Documentos secretos de la Armada, revelados años después por  el mismo narrador, atestiguan que las autoridades Navales Argentinas estaban avisadas por la Cancillería de la posible aparición de submarinos alemanes por el litoral marítimo argentino, que “tratarían de llegar a aguas japonesas”.

En el libro “Charlas con Adolfo 1958”, el escritor cuenta una de sus experiencias, en donde se entrevista  con el creador de la Escuela Náutica de Mar del Plata, constructor del puerto de la ciudad y muchos del mundo, quién le afirma haber presenciado la memorable escena en 1945. El marinero, a bordo del velero Albatros, formaba parte de la tripulación que había guiado a la nave del Tercer Reich al puerto de La Feliz. Otra de las operaciones secretas, que involucraba al gobierno Argentino de ese entonces, con el de la cruz gamada. 

La máquina estaba comandada por Heinz Schäffer, de 24 años, y la tripulación compuesta por 32 hombres, todos jóvenes. Sin embargo, cuando partieron de Kristiansand, el 2 de mayo de dicho año, la nave tenía 16 personas más. El comandante confesó que las personas faltantes habían decidido quedarse con sus familias en diferentes puertos, versión que no dejó muy convencidos a los interrogantes argentinos, quienes rápidamente comenzaron a especular con el desembarco de los jerarcas en diferentes puntos de las costas argentinas, junto con documentación nazi y gran cantidad de dinero.

El paradero de la tripulación del U-530 y del U-977 es desconocido. Cartas de marineros datan que durante su estadía en Argentina, fueron tratados como una suerte de celebridades, agasajándolos con regalos, cenas e invitaciones. Luego, mediante presiones de Estados Unidos serían deportados, de la isla Martín Garcia, y trasladados al hotel de inmigrantes en Buenos Aires, para hacer una escala en Estados Unidos y terminar en los Campos de Prisioneros 2218


y 22 de Bélgica. Es allí donde pasaron de ser  camaradas alemanes y comenzaron a recibir trato de prisioneros.

Finalmente en septiembre de 1945, el U-977 junto al U-530 son llevados a los Estados Unidos, navegando por sus propios medios. Una vez retirados los equipos más delicados de ambas naves, la marina estadounidense ordena que sean torpedeados y hundidos en el Atlántico, cosa que ocurre en noviembre de 1946, al ser torpedeados por el submarino USS Atule. Es el fin de los “lobos grises” en la costa atlántica.

El rey de la risa



 Por Juan Pablo Picinotti

Eduardo Galeano afirmó hace mucho tiempo que la caridad es humillante porque se ejerce verticalmente y desde arriba; en cambio la solidaridad es horizontal e implica respeto mutuo. Juan Rey, el librero que en febrero de este año se negó a aumentar losprecios de sus productos, ante la imposición de sus proveedores, parece haber entendido a la perfección la frase del escritor uruguayo. La repercusión del hecho fue tan grande que hasta la presidenta, Cristina Fernández de Kirchner, lo llamó para felicitarlo. "Fue una gran emoción", exclama el comerciante.
Hace 9 años fundó, junto a su familia y amigos, una ONG modelo llamada "Hazmereír", cuya función principal es brindar ayuda solidaria a jardines, escuelas, diferentes barrios, asilos, y a todos aquellos que la necesiten, con el arte como herramienta principal para lograr el objetivo. La fundación y sus artistas han realizado miles de funciones teatrales solidarias, y para ello recorrieron de norte a sur todo nuestro país, América Latina en gran parte, España, Francia, Portugal, Egipto, Nepal, y plantaron en cada lugar su sonrisa como bandera.

Juan Manuel Rey es el nombre completo de este hombre nacido en Vivoratá, que a los 9 meses se vino con su familia a vivir a Mar del Plata. "Mi familia, el barrio y el club Unión fueron los pilares más fuertes, donde aprendí a prevalecer lo colectivo ante lo individual, donde forjé el respeto y la solidaridad", relata el empresario con su voz disfónica, mientras nos acomodamos en su pequeña oficina de la librería Keops, comercio que fundó hace 17 años.

El lugar tiene la misma calidez que su rostro transmite al recibirme. Paredes plagadas de recuerdos con amigos, festivales de su ONG, de su vida deportiva, de su familia, premios, distinciones y cuadros artísticos. Su sonrisa genera la sensación de conocernos hace mucho tiempo, a pesar de ser la primera vez que entablamos un diálogo. 

- ¿Qué significa el club Unión en tu vida?-

- Unión es todo para mí. Desde los cinco años comencé a formarme como basquetbolista, luego fui técnico y tiempo más tarde me convertí en presidente, y estuve a cargo del club por más de 20 años. En el buffet del club, los viejos después del segundo Gancia contaban las mejores historias de vida.

En el año 2005 dos fatalidades cambiaron el rumbo de su vida. Primero, Marcelo uno de sus mejores amigos, perdió a su hijo. "El dolor fue inmenso", explica. Pero meses después Juan Pablo, su hijo mayor que era artista de circo, murió en un accidente. En ese momento del relato la nostalgia se adueña de su semblante, a pesar de conservar una envidiable entereza. "El dolor es inexplicable y eterno, pero en su momento creí que debía hacer algo. Así que con los compañeros de circo de mi hijo pensamos que había que despedirlo con un festival. Lo hicimos, fue un éxito, y ahí surgió Hazmereír  en homenaje a mi hijo", cuenta.

Desde hace dos meses decidió tomar una importante decisión que fue la de aceptar el cargo ofrecido por la Municipalidad de General Pueyrredon, como director de la secretaria de cultura. Juan revela que su nuevo rol le trajo la satisfacción de poder trabajar mucho mejor en los barrios de la ciudad, pero destaca que solo el tiempo dirá si es una buena decisión. Remarca como decepción el hecho de que algunos quieran ensuciar el nombre de la ONG por vincularlos con su puesto político.

La fundación  Hazmereír  desde que fue creada, entre otras cosas, inauguró un jardín de infantes para la comunidad aborigen de Aguai Poty (Misiones), la cual es apadrinada por la fundación. Crearon un nuevo salón para el comedor "Amiguitos" de nuestra ciudad, donde más de 90 niños desayunan, almuerzan, reciben apoyo escolar y atención médica. También realizó la donación de unos 500.000 útiles escolares. Colaboran con unas 30 comunidades de todo el país, y además en la actualidad llevan a cabo la campaña solidaria "Viejos, nuestros queridos viejos" para lograr construir una nueva ala para la residencia de adultos mayores “Hogar Eva Perón” ubicada en 12 de Octubre y Cerrito.

"Tanto mi otro hijo Ignacio como todos los demás chicos que llevan a cabo Hazmereír , no tienen porque sufrir los agravios que reciben. Barlovento es la obra teatral que se desprende de la ONG, y este año Carlos Rotemberg, reconocido productor, la dirigirá. Esto nada tiene que ver con mi cargo político, sino con la inmensa calidad artística de los chicos", remarca Rey, al tiempo que adelanta: "Me voy a alejar de Hazmereir para no afectar su normal funcionamiento. Quedarán a cargo los chicos y apoyaré en lo que pueda".

Entre respuesta y respuesta Juan está atento a su computadora, atiende uno y otro llamado a su celular. Se lo ve muy comprometido con todas sus actividades. "Me levanto a las 6.30 y no paro más en todo el día", comenta, con una sonrisa cómplice. También destaca que su máximo sueño es crear acá en Mar del Plata una escuela de circo que sea modelo en todo el país. "Con mucho esfuerzo y dedicación, lo vamos a lograr algún día", remarca.

Al preguntarle sobre cuáles cree que son los valores que  las personas deben tener en la vida, no duda: " Para mí no hay nada más firme que darle la palabra al otro, o estrechar la mano. Me corto un dedo antes de fallarle a alguien". 

“La sangre tiene razones que hacen engordar las venas”,  decía el gran compositor popular, Atahualpa Yupanqui. Parece que estas razones abundan en Juan y son el motivo para seguir cada vez más vivo en la lucha. Esa pelea eterna para volver nuestra sociedad un poco más justa, él la tiene ganada. "Nunca hay que privarse del dulce egoísmo de ayudar" es la frase de propia autoría que este multifacético hombre nunca se cansa de repetir.

La entrevista va llegando a su fin, aunque de repente, sutilmente, interrumpe el espacio una señora con teléfono en mano y mirando al reporteado dice: " Son de radio LU9, es el Cholo Ciano". Sin esperarlo paso a ser un oyente exclusivo de la nota y mientras escucho sus respuestas, disperso mi vista con las imágenes que inundan la pared. El motivo de la llamada periodística era para aclarar su desvinculación de Hazmereir.

Juan se despide de la nota telefónica muy amablemente y presiento que no debo preguntar más, que la nota llegó a su fin. Le comunico que no quiero robarle más tiempo. "A tus ordenes", responde. Nos damos un abrazo y me retiro de su librería.

Facebook: un laboratorio con pocos límites




Por Ivanna Venuto y Micaela Sabadin  


Las redes sociales convirtieron por completo la forma de relacionarse en los últimos años. Facebook, la red más grande y pionera en el intercambio virtual, influyó notablemente en la sociedad. En Argentina hay 23 millones de personas que tienen un perfil propio, lo que permite socializar con otros usuarios. Actualmente no solo se utiliza como forma de pasatiempo, sino también para concretar reuniones laborales o encuentros casuales, como también promocionar proyectos personales o publicidad.

Mucho se habló del peligro que tener un perfil conlleva, de la poca privacidad que se tiene al acceder a uno, y las desventajas del mismo. Sin embargo, Facebook sigue liderando el mercado mundial y va más allá, en Agosto de 2014 se incrementó en Argentina la personalización del género del usuario.


La red social ofrece ahora diversas definiciones que buscan expresar mejor la identidad de los usuarios, más allá de la de hombre y mujer. Esta aplicación ya estuvo vigente desde Febrero en Estados Unidos y luego se extendió a usuarios del Reino Unido y España. El sitio web ofrece por lo menos 54 opciones diferentes de género para identificarse y la posibilidad de controlar su visibilidad ante determinadas audiencias (el usuario decide quien quiere que vea su cambio de género), de esta forma se podrá compartir con amigos, familiares o de forma totalmente pública.


 Paula Palomba, psicóloga (MP 46257), abordó la influencia de las redes sociales y como afecta a nivel individual: “Mas allá de la búsqueda de personas, Facebook se convirtió en una forma de contacto, donde se miden los vínculos. Es decir, se evalúa el grado de afecto que una persona tiene, por ejemplo con un me gusta”. En ese sentido, Paula afirma que “muchas personas tienen actualmente una relación profunda con una pantalla de una computadora o un celular, pero no con las personas verdaderas”. Además agrega: “Se toma un punto de comunicación basado en las conversaciones por Facebook o whatsapp, y no basado en la oralidad. En otras palabras, se considera como realidad una relación que es virtual. Es innegable el lugar que esta red social ocupa en la sociedad, es un lugar donde hay menos privacidad, más exposición, y más conexión, que no quiere decir que haya más y mejor comunicación”.


Con respecto a los nuevos géneros de Facebook, Paula plantea que “responden a la necesidad, principalmente en el adolescente, de formar parte de algún grupo con el que se identifique con ciertos rasgos, y así poder armar una identidad en común a partir de eso”, a lo que añade: “Esta red social es una búsqueda constante de aprobación y aceptación”.

 Por otra parte, Guillermina Cuquejo, comunicadora social, plantea la influencia de Facebook en la sociedad: “En el caso de los jóvenes, influye por ejemplo en la forma de relacionarse entre ellos. El lenguaje específicamente es el más afectado. Las mezclas de palabras, la sustitución de letras y el uso de emoticones condiciona la forma de comunicarse con sus  pares”.  En el caso de los nuevos géneros vigentes en Facebook, Guillermina sostiene que “no es una aplicación ni positiva ni negativa, ya que no condiciona en absoluto lo que la persona es, nada garantiza que lo que se pone en esa opción sea cierto”, pero aclara que esta  nueva aplicación, "tiene como fin generar un impacto en la sociedad pero por una cuestión más comercial”.


 Facebook llegó para quedarse. La nueva tendencia es ir hacia una indiferenciación cada vez mayor, donde no se van a poder distinguir fronteras y las redes sociales van a jugar un rol fundamental en la vida de las personas. Con esta perspectiva, quedará en cada uno de qué lado del límite quiere pararse. Si es que, todavía, hay límites.

Instrucciones para ver una ballena



 Por Tomás Menéndez y Nicolás Carangelo

Las recurrentes visitas de ballenas franca australes a las costas de Mar del Plata han provocado en turistas y locales inusitadas ganas de mirar hacia el horizonte por extensos períodos de tiempo, con la esperanza de encontrar señales de algún ejemplar. Es sabido que la ciudad se encuentra en la ruta de los mamíferos, que tiene como destino final Puerto Madryn, y siempre realizan una escala en las inmediaciones del mar que baña la playa marplatense
 Si bien descubrir nadando a uno de estos cetáceos en la costa marplatense parece una tarea sencilla, las arduas horas apostado frente al mar para observar un aletazo o el chorro de agua que sale de su lomo,  pueden volverse perjudiciales, según fuentes relacionadas, para la columna, el cuello y en ocasión de hacerlo acompañado de una suegra y/o cuñada, también puede ser dañino para los oídos, e incluso para el cerebro.
 A continuación, les presentamos una guía para no perder la punta de la nariz petrificada a causa del salitre del Atlántico, en el intento por encontrarlas:
1.      Coloque en una pava aproximadamente un litro, un litro y medio de agua potable, y caliente a fuego moderado. Antes de romper el hervor, retire del fuego y vierta el agua en un termo con la mayor capacidad posible. De esta manera combatirá el frío que azota el invierno
2.      Es necesario separar una cantidad considerable de yerba mate, sin mezclar con azúcar y con palo. En caso de ingerir café, lo ideal es llevarlo ya preparado en el termo, listo para servir.
3.      Seleccionar de la casa de sus progenitores un almohadoncito suficientemente capas de soportar un peso similar a la masa corporal que posea. También los hay con flores y dibujos muy bonitos en la tienda. Pueden servir. En caso de no poseer, recurrir a las típicas reposeras de verano. Hay que revisar con cuidado el óxido de las patas de metal de ellas, porque puede jugarle una mala pasada si se cae de espalda al verde césped, o peor aún, al cemento duro, que puede ocasionarle lesiones y pérdida de gran parte de su orgullo.
4.      Sospeche, intuya, consulte por recientes apariciones de mamíferos similares en los últimos días. Esta guía se desarrolló en base a avistamientos exclusivamente de la variedad Eubalaena Australis. Puede suceder que acudan a estas costas ejemplares de Eubalaena japonica o de Eubalaena glacialis, aunque no garantizamos el correcto funcionamiento de estas recomendaciones para esas especies, pero es posible que a usted le dé lo mismo.
5.      Para un óptimo encuentro con los seres oceánicos es imprescindible no distraerse con cuerpos ajenos al foco de atención: resistir de observar especies de gaviotas, patos, focas, grandes embarcaciones o ejemplares del género femenino de la especie humana, tomando sol en la arena, con sus cuerpos esbeltos como una gacela.
6.      El uso de instrumentos ópticos también pueden facilitar el avisaje de ballenas. Puede practicar frente al espejo simulando con sus manos, aunque, por prudencia, guarde intimidad al hacerlo. La próxima explicaremos cómo llevar los binoculares con estilo y utilizarlos sin parecer un pervertido costero, o un turista típico de la primer quincena de marzo que llegó a Mar del Plata por primera vez en su vida, con color blanco-rosadito .
7.      Pasadas las treinta y seis horas seguidas frente al mar sin siquiera poder ver un solo zapato flotando en el agua, recuerde que primero está la dignidad, por lo que es recomendable volver al hogar con una docena de facturas y ‘googlear’ imágenes en la computadora. Para este último punto es vital volver con sonrisa triunfal, porque quedar expuesto a cargadas puede resultar lo peor de la aventura frustrada.

Leda Barreiro de Muñoz: Una vida esperando


La puerta del edificio se abre, la sonrisa de Carmen Leda Barreiro de Muñoz va de oreja a oreja, nos saluda como si nos conociera de toda la vida y me da un abrazo como cuando dos personas que se quieren  no se ven por un largo tiempo.  “Que lindo que sean tan jóvenes”, nos dice mientras subimos por el ascensor. Su alegría es contagiosa, nos invita a pasar a su casa y nos prepara el mate con bizcochitos como se lo hubiera hecho a cualquiera de sus amigas.

Leda es una de las tantas víctimas del último golpe cívico militar que sufrimos en la República Argentina. Ella vive con la pena de tener a su hija Silvia desaparecida y de todavía estar buscando a su nieta que fue expropiada en La Plata cuando apenas había sido dada a luz.

Me cede el primer mate y comienza hablar de los setenta, “eran tiempos tan lindos, éramos tan alegres”  afirma mientras los ojos se van poniendo vidriosos. Sus hijos mayores, Silvia y Alberto, eran militantes de la izquierda peronista, tanto ella como su esposo estaban al tanto de la situación y los apoyaban en la militancia, de hecho muchas veces en su casa la juventud montonera se juntaba a tocar la guitarra y a pasar las tarde ahí. 

Todo el calvario comenzó en 1975 cuando fueron perseguidos por la C.N.U., durante meses tuvieron que vivir en un departamento que les prestaba el jefe de su esposa porque por las noches entraban a su domicilio para llevarse a sus dos hijos mayores. “Vivimos así durante 8 meses, ya mi hija estaba en la Plata junto a Gastón su novio, y Alberto se había ido a Mendoza con su novia que estaba embarazada. Luego mi marido pidió el traslado a Bariloche y nos fuimos con Fabián, mi hijo menor, a vivir al sur hasta que las cosas se calmaran”, cuenta mientras el mate gira y la alegría de unos minutos atrás va transformando en tristeza.

Pero las cosas no se calmaron, todo estaba comenzando. Una tarde en Bariloche apareció Silvia para contarles que su hermano y su novia no aparecían, junto a su marido decidieron viajar de urgencia a la ciudad cuyana para poder buscarlos.

“Viajamos por la ruta 40 y apenas llegamos a la capital fuimos a todos lados, comisarías, hospitales, salitas, pero nadie nos sabía decir donde estaba Alberto. Un montón de veces fui a hablar con el comisario que solo me amenazaba con que me iba a matar si seguía molestando. Una tarde caminando por el centro mi hijo Fabián, que tendría unos 9 años, comenzó a saltar gritando el nombre de su hermano, yo desesperada comencé mirar por todos lados para ver si estaba en la calle, pero no, estaba en la tapa del diario Los Andes. Era Alberto todo golpeado, el diario mostró la tortura que le habían hecho a mi hijo. Por esto el director del diario, Antonio Di Benedetto, estuvo preso mucho tiempo. Inmediatamente me dirigí a la comisaría con el diario y pedí que me dejaran verlo. Solo lo pude hacer durante 10 minutos, estaba desfigurado, pero aunque sea lo pude ver con vida”.

 De pronto cuando la tristeza invadía el departamento, suena el teléfono, Leda atiende y la alegría inunda su rostro, corta y afirma “la noticia más esperada, que alegría, la noticia más esperada” y nos abraza.


-¿Encontraron a su nieta? – pregunté con inocencia  y un poco de vergüenza.
- Si fuera mi nieta ya estaría desmayada. Apareció la nieta 115, familiar de la primera presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, Alicia "Licha" Zubasnabar de De la Cuadra.


La alegría que la invade es tan real que pareciera que ella encontró a parte de su familia, después de todo son una familia y con estas situaciones los que estamos del lado de afuera nos damos cuenta que la felicidad de estas abuelas es compartida por todas y que cada nieto recuperado es un poco el nieto de todas.
Luego de hablar de todas las repercusiones que generó el caso de Ignacio Carlotto y de cómo es el proceso una vez que se tiene la certeza de que una persona recupero su verdadera identidad nos sumerge nuevamente en su historia. “Con Alberto, su mujer Ivon y mi nieta Antonia tuvimos suerte porque estaban en una cárcel donde la Cruz Roja Internacional tenía acceso así que los torturaban pero sabíamos que no iban a desaparecer. A mi nieta recién la pudimos tener en nuestros brazos ocho meses después de que nació”.



Luego de estos acontecimientos Leda junto a su marido y su hijo menor fueron la ciudad de La Plata a ver a su hija. Faltando tres días para Navidad se encontró con Silvia en una plaza, arreglaron pasar la Noche Buena en un hotel de La Boca, además le dijo que tenía una gran noticia para contarle pero que se la quería guardar hasta Navidad. Esa fue la última vez que vio a su hija, el día del encuentro solo apareció su pareja Gastón, le contó que Silvia desde la noche anterior no había vuelto, la buena noticia era que Silvia estaba embarazada.

“Desde que secuestraron a Silvia todo se me derrumbó, nos movimos por todos lados, vivimos en Paraná luego en Córdoba hasta que  decidimos volver a Mar del Plata en el 78”, cuenta Leda mientras nos enseña el retrato de Silvia. “Una noche lo agarraron a mi marido y me vinieron a buscar a mí a nuestro departamento, me encapacharon y nos llevaron a los dos, por suerte Fabián no se despertó y lo dejaron durmiendo. Con el tiempo me entere que nos llevaron a “La Cueva” ahí a mí me torturaban y lo obligaban a mi esposo a ver todo lo que me hacían, las cosas que yo he visto y vivido ahí adentro no se lo pueden imaginar. ¿Sabes lo que hacían los hijos de puta? Los fines de semanas por lo general no nos hacían nada, una vez vinieron borrachos a torturarnos un domingo, se divertían haciéndonos esas cosas”.

A Leda la torturaron hasta 15 días antes de liberarla, la noche que los largaron a ambos pensó que los iban a fusilar pero milagrosamente pudo volver a estar cerca de su hijo más pequeño que estaba siendo cuidado por su hermano. Alberto estuvo preso en las cárceles Sierra Chica, Devoto y Caseros. En 1981 fue liberado, solo pesaba 58 kilos.

“Nunca nos recuperamos, mi marido murió de inanición, nunca pudo asimilar la perdida de Silvia ella era todo para él. Con mi familia nunca hablamos de las penas que sufrimos todos durante esos años”.

 -¿Cómo haces para seguir todavía con energías?
“Con felicidad, si uno se deprime y se sumerge en la soledad te terminás consumiendo. Se lo debo a mis hijos y se lo debo a mi nieta con la cual algún día espero rencontrarme. De todas formas todo esto no terminó con la dictadura, yo hasta principios de enero de 2013 viví con custodia durante 7 años. He recibido amenazas del Capitán Hugo Kesler y más de una vez han entrado a este departamento. Ellos quieren que deje la actividad de Abuelas, por suerte hace ya más de dos años que no recibí ningún tipo de agravio más”.

La tarde entera se va entre mates, bizcochos, alegrías, tristeza y una historia que no nos vamos a olvidar nunca. Leda se levanta nos da un abrazo, ese abrazo ya se siente como el de alguien conocido,  y nos dice “gracias”. Nosotros todavía sin poder procesar todo lo que escuchamos nos limitamos a agradecerle todo lo que nos trasmitió, abrió una puerta que ya no vamos a cerrar porque los que somos jóvenes tenemos el deber de conocer nuestra historia porque lo que paso en el periodo de la última dictadura militar no puede ocurrir Nunca Más.