Estudiantes, estudiantes: ¡A estudiar!






Por Julieta Pomphile, Maia Piquard y Sebastián Incaurgarat





“Es cortés y muy galante,

educado por demás,

en su escala de valores

lo primero es estudiar.”


Aunque no todos los que hayan salido hoy a disfrutar su día sean como el alumno ejemplo de la canción de Los Twist, igual se merecen una jornada de festejo. Los nervios ante los exámenes, las exigencias de los profesores, el estrés de la cursada, deben ser reconocidos.
Y a alguien se le ocurrió valorar todo el esfuerzo (y el no tanto) del día a día. Él fue Salvador Debenedetti, quien en 1902 era presidente del Centro de Estudiantes de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires. El que luego fue un reconocido arqueólogo, elevó una propuesta para que el 21 de septiembre sea conmemorado el Día del Estudiante.El motivo de la elección de esa fecha tiene dos fundamentos. Por un lado, ese día pero del año 1888 fueron repatriados los restos de Domingo Faustino Sarmiento desde Asunción del Paraguay. El padre del aula es un ejemplo para los maestros, quienes adoptan como su día el 11 de septiembre en memoria al fallecimiento del prócer; y de sus alumnos, quienes prefieren recordarlo en el regreso de sus restos al país.
A su vez, otro motivo fue la coincidencia con el comienzo de la primavera, época del año caracterizada por la renovación y el florecimiento, particularidades propias de la juventud.
De esta manera, en un mismo día se unen los dos homenajes y las opciones para la celebración abundan: pasar el día en un camping o acampar toda la semana son las principales alternativas, pero no faltan los que van a la playa, la Laguna de los Padres o al tradicional parque Camet.
Y entre tanto festejo, las ganas de comer entran en escena: el sándwich de jamón y queso con mayonesa o el de milanesa, salen de su apretado tupper para ser degustados y, los más valientes, prenden el fuego para preparar hamburguesas.
Ya sea de EGB, EPB, ESB, Polimodal, Terciario o Universitario, es el día del estudiante “estudiante de verdad. Es el estudiante, el ejemplo universal. Y los estudiantes te queremos saludar entonando esta canción con orgullo y con pasión. Estudiantes, estudiantes: ¡A estudiar!”.





8 comentarios:

Anónimo dijo...

malisimoo

Andrés dijo...

Para mí está buena.

kilinkis dijo...

lo que es malisimo es ir al parque

Pipo Cipolatti dijo...

Che, y las regalias donde estan?????

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
María dijo...

me gustaria saber el contecto del autor Sebastian Incaurgarat.
Gracias

Sebastián dijo...

Mi mail es sebastianincaurgarat@gmail.com