La misteriosa arquitectura del Complejo Universitario

Por Victoria Figueroa, Maira Pizarro y Florencia Rueda



Exposición y ocultamiento

Esta intrigante paradoja parece haber moldeado la arquitectura del complejo universitario marplatense, ubicado en las calles Funes y Rodríguez Peña. Exposición continua a través de los turbios vidrios que sirven de pared externa a las aulas. Ocultamiento reflejado en descendentes y oscuras entradas. Algunos árboles, frondosos y aletargados, completan el panorama.

Durante la semana, el continuo bullicio de los miles de estudiantes que recorren los edificios, desdibujan los particulares rasgos. Pero el silencio que acompaña la soledad de los fines de semana, los hace no sólo evidentes, sino inquietantes.

Los fundamentos de este particular diseño parecerían vincularse directamente con las ideas de la represión: un edificio con frente vidriado que permite vigilar los movimientos internos, espacios reducidos que dificultan la concentración de personas y un alambrado olímpico con puntas hacia adentro, como impidiendo el escape. Escalofriante. Esta conexión tan notoria, sin embargo, no es real. Rubén Oscar Tablar, jefe del Departamento de Obras de la UNMDP, arquitecto que trabajó en la supervización de la obra durante la construcción de los dos últimos cuerpos, se encargó de derrumbar el mito.

Tablar explicó que la finalidad que el edificio poseía originariamente no era la actual. El proyecto era diseñar un centro de alta tecnología donde realizar tareas científicas. Por ende, la capacidad que posee es mucho menor a la que sería necesaria teniendo en cuenta el actual volumen de estudiantes. Debido a éste antecedente, son consecuencias inmediatas algunas dificultades arquitectónicas en el complejo.

La oficina de obras de la Universidad Nacional había proyectado construir edificios en un predio que posee en las calles Colón y 248, donde albergaría todas las unidades académicas, viviendas estudiantiles e incluso un comedor. Una suerte de “campus” al estilo norteamericano. Sin embargo, se estimó que la cantidad de personas que lo habitaría no sería suficiente, por lo que comenzó a trasladarse al complejo de Funes. Por este motivo, además de los dos edificios posteriores debieron agregar un piso donde anteriormente estaban las terrazas.


Con la intención de agrandar el estacionamiento, se tramitó con Ferrocarriles Argentinos hasta dónde llegaría el alambrado olímpico, y para no restar más espacio, originariamente se colocó la terminación hacia el lado de adentro. De la otra forma hubieran contado con 40 centímetros menos de terreno.

La obra, inspirada en el modelo europeo, carece de algunas terminaciones: faltó colocar los parasoles y todos los cierres entre los diferentes pisos para lograr el aislamiento del sonido. El hecho de que las conversaciones se escuchen de un nivel a otro obedece a deficiencias arquitectónicas, no a móviles ideológicos.

El paranoico mito es frágil como un castillo de naipes. El único fundamento que quedaría por destruir sería el sentimiento de aprensión y recelo que invade a cualquiera que recorre el complejo. Las sensaciones, a veces, pesan más que los hechos. Y así, el mito triunfa por sobre la Historia.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

creo que la paranoia puede lograr construcciones mentales escalofriantes, sobre las cosas mas inocentes.
Argentinos, a la cordura y la mayor objetividad posible, cuando de análisas se trata.

Anónimo dijo...

Entonces... por qué los mismos profesores de las facultades de arquitectura y diseño encargados de recibir a los alumnos nuevos cada año cuentan hace años lo contrario ?

Según cuentan cada año- y lo digo por propia experiencia ya que hace unos años ingresé a estudiar diseño y este año lo hace mi hijo- el complejo fue construido con dificil acceso y salida ( véanse los caminos de entrada a esas facultades, en zig zag entre medio de canteros que hacen imposible entrar en línea recta ) para evitar que se escapara la gente en caso de motín o revuelta popular, el diseño interior de las aulas hace que se tenga acceso por los resquicios y nunca pueda sellarse una entrada, no existen lugares de reunión demasiado amplios más que las propias aulas, cosa de que nadie se pueda organizar fuera del control de los profesores, etc, etc...

Historias contadas por los mismos profesores y jefes de cátedra año tras año. Mitos ? Acaso no son ellos arquitectos y diseñadores ? por qué alimentar mitos que perjudiquen su credibilidad en sus respectivos cargos ?

saludos.

Gustavo

Anónimo dijo...

La verdad qeu es muy loco lo que me pasó con esta nota. Entre al blog para corroborar que la estructura del complejo fue hecha con la finalidad de reprimir y me llev{e una sorpresa. Un amigo que estudiaba arquitectura siempre me contaba eso, pero la veredad es que ahora me quedan muchas dudas.
Es muy intereasnte poder tener el testimonio de alguien que participó en la construcción y da una versión distinta.
En realidad, a los milicos para hacer desaparecer estudiantes no les hacía falta el edificio, les bastaba con infiltrar gente, una escopeta y un falcon verde.
Muy buena la nota.

Saludos

Andrés

Florencia Rueda dijo...

Gustavo: Como nosotras también escuchamos durante años esas afirmaciones que yo por lo menos, considero mitos luego de haber realizado la investigación y hablar con la persona que supervisó la obra, me interesó mucho la idea de eliminar esos "fantasmas" por así llamarlos.
Cada profesor sabrá si lo que dice tiene fundamento o no. Acá no se trata de ser arquitecto. Se trata de alguien que supervisó la obra y refutó todas esas teorías porque estuvo ahí. Si lees bien la nota, dice porque fue construida de esa forma. Simplemente porque nisiquiera iba a ser una universidad en sus comienzos.
De todas maneras podes dirigirte al Departamento de obras en Funes y Primera Junta y hablar con Rubén Tablar.
Saludos.
Florencia Rueda

Anónimo dijo...

Francamente siempre pensé que este "mito" tenía algunos ribetes de exageración paranoica y me pregunté cuanto tendría de verdad. Después de leer esta nota considero que los argumentos con los los autores se jactan de haber derribado el mito son aún más pueriles que los de aquellos que lo sostienen.El misterio continua ...

Anónimo dijo...

Lo que es peor, un ex Decano de Económicas y ex Vicerrector de la misma casa de Estudios (saquen ustedes sus propias conclusiones) solía afirmar lo mismo; la funcionalidad del edificio al control por parte de la "fuerza pública" de los revoltosos estudiantes...
Sería bueno que el Rectorado se expidiese sobre ésto y dejen de circular hipótesis descabelladas.
Saludos.

Anónimo dijo...

Mas alla de los mitos sobre la construccion del Complejo Universitario y lo que todo ello envuelve, quisiera hacer notar la tremenda falta de criterio en la funcionalidad de dicho Complejo (evidente patrimonio de los arquitectos mediocres). Notese la falta de conectividad en forma accesible para personas dicapacitadas, las oficinas extremadamente reducidas, los niveles y subniveles que son un laberinto indescifrable, o las terminaciones de los niveles inferiores, donde no existen desagues y las aguas filtran por las ventanas (claro ejemplo en la parte de Biblioteca, donde se inhunda cada vez que llueve y se han perdido infinidad de libros por esta razon). Ni hablemos de los robos que se han producido a consecuencia de la facilidad de acceso a traves a vidrios que dan al exterior. En definitiva, una construccion deplorable.

Fernando dijo...

Yo me gradue en el '86, en Arquitectura, y cursamos desde 3er año en este complejo... Ya desde su inauguracion, el edificio era deficiente... creo que es el peor diseño que se podria haber adoptado para una casa de altos estudios.... El mito estaba instalado desde esa epoca que era la universidad que habian diseñado los milicos "para controlar mejor al estudiantado"
Si a esto le sumamos que la construccion es de terror... ya desde el principio, tenia problemas: los vientos que corrian por los talleres de Arq., la falta de aislacion entre niveles, problemas de accesibilidad, de transito, y de infraestructura. UN BOCHORNO TOTAL!!!