Indigentes de cuatro patas




Por Joaquín Lledó,  Francisco Volpe y Juan Manuel Salas
 
En Mar del Plata hay alrededor de 20000 perros callejeros según las ONG dedicadas a la ayuda de animales, un dato que la Municipalidad desconoce porque nunca hizo un censo de este tipo. La ciudad carece de un plan oficial de contención, no tiene perrera y lo que se asocia con este término es el centro de Zoonosis, un lugar de atención veterinaria.

Si bien los números no son oficiales, basta con salir a la calle y observar: en Mar del Plata hay 80 barrios, en promedio da 250 perros callejeros en cada uno de ellos. Animales destinados a padecer hambre, frío, maltrato y una muerte olvidada.

El centro de Zoonosis se encarga de observar y vigilar a perros mordedores, peligrosos y también de castrar a canes y gatos para evitar su reproducción indiscriminada. Da vacunas antirrábicas gratuitas y promueve la adopción de animales abandonados en el lugar, que por los antecedentes que tienen, es muy difícil que una familia decida acogerlos.

Una de las principales ONG de protección y cuidado de animales en la ciudad es Los cuatro patas callejeros. Desde hace tres años se dedica a recaudar dinero para ayudar a perros y gatos sin hogar. En ese tiempo lograron rescatar cerca de 1000 ejemplares y un 80% fueron adoptados. También la organización ayuda a tres refugios de la ciudad (Bocha-Cristobalitos-Vela) y ofrece charlas de concientización sobre esterilización y responsabilidad en la tenencia de mascotas.

 
No hay ningún tipo de protección para los perros callejeros, hay ordenanzas municipales, pero están sin efecto. Nosotros presentamos propuestas y proyectos, pero no conseguimos nada”, dijo la presidenta de Los cuatro patas callejeros, Fernanda Vélez, sobre la poca acción que toma el municipio con los perros en las calles de la ciudad.

 
Fernanda destacó el nivel de los veterinarios del centro de Zoonosis y expresó apoyo a la gestión del lugar que “está cambiando para bien”. Pero  dijo que las condiciones en las que están los animales no son buenas: “La infraestructura es lamentable, no nos gusta ver a los perros en jaulas diminutas, nos gustaría que la comisión asesora armara un staff de personas que realicen jornadas de adopción más seguido y se preocupara por sacar a los animales de allí y mejorar las condiciones”.


El mundo siempre se dividió entre vencedores y vencidos, ricos y pobres, perros de raza y callejeros. Estas divisiones muchas veces son producto del azar, de haber nacido en un lado del hemisferio del mundo en un momento determinado, de que los padres de un can sean un macho campeón y una hembra con intachable pedigrí. 

Un cachorro de raza con papeles puede costar hasta 12000 pesos, con esa cantidad de dinero se podrían alimentar a 14 perros de la calle durante un año. 

Concientizar a la población de que al comprar un perro de raza se le da la espalda a un animal que sufre en la calle es el verdadero desafío al que las ONG de protección de mascotas y la municipalidad se enfrentan.


Cárcel de Perros
@juasalas

El centro de Zoonosis se encuentra en Hernandarias 10200, a unas cuadras del Hospital Interzonal. Que irónico es que los perros callejeros y sin recursos sean atendidos cerca de las personas sin obra social ni recursos.

El lugar cuenta con un quirófano en muy buen estado, aunque no impoluto como uno pensaría debería ser el lugar donde se realizan operaciones. Al lado un cuarto chico con varias jaulas; calor de verano húmedo y olor nauseabundo: mierda mezclada con remedios, pis y cuarto de geriátrico. Sólo un perro había en esas celdas, esperaba que sea su turno para ser castrado.

En un galpón largo como una cancha de futbol 5, había 40 jaulas, 40 perros únicamente podían estar ahí. Sólo canes con antecedentes de haber mordido.

El centro de Zoonosis no es la perrera que cualquiera supondría, funciona más bien como una cárcel, un lugar para mantener tras las rejas a los perros que mordieron a personas; desequilibrados, inadaptados sociales o quizás simplemente animales.

 Los perros en ningún momento están en libertad, sus jaulas miden aproximadamente un metro cuadrado, espacio suficiente para que den tres vueltas antes de echarse a dormir.
De noche están bajo techo y el resto del tiempo en otra jaula al aire libre, son alimentados y aseados mínimamente en el lugar dos veces por día. Aseados significa que les tiran un chorro frío desde una manguera para echarlos hacia el otro lado de la reja y poder limpiar tranquilamente los excrementos.

Entre los reos peludos y de cuatro patas se pueden distinguir una mayoría de rostros resignados, sin ganas de luchar o escaparse. Algunos, los más idealistas, todavía ladran como si el demonio se hubiese apoderado de ellos, una forma de manifestar, de decir: “¡Estamos vivos carajo y este lugar apesta a humano!”.

Tal vez no todos los perros lleguen a ir al cielo, como profesa una vieja película infantil, pero los pecadores pasan por este purgatorio que se llama centro de Zoonosis y una vez aquí, sea el cielo o el infierno, cualquier destino es mejor que esto, morir abandonado, en una eterna espera que no tiene ningún fin.

5 comentarios:

FER dijo...

Hace tiempo di esta nota, gracias por publicarla. Hoy en dia ya se realizan jornadas de adopcion en Zoonosis con un alto indice pero esa no es la solución.
Basta de abandono...
Zoonosis no es un refugio, no es un depósito de perros, no es un centro de rehabilitación para llevar perros mordedores. ZOONOSIS ES UN CENTRO DE CONTROL ANTIRRABICO NADA MAS...
MIENTRAS QUE LA GENTE NO TOME CONCIENCIA Y SIGA ABANDONANDO PERROS EN ZOONOSIS, ESTO NO ACABARÁ.-
Fernanda.-

Anónimo dijo...

no conozco el centro de zoonosis; pero tenemos un perro "cuatro patas callejeros" hace más de un año, buen trabajo de la ong

si dijo...

Que buena ésta nota...hacia tiempo que no veía algo tan acorde a la vida de estos seres que acompañan nuestras vidas de una forma incondicional...Ojalá èstas lineas sirvan para darles una mejor atención y por ende , mejor calidad de vida...que la merecen, vaya si la merecen...Gerardo

Liliana Bordoni dijo...

Excelente nota, los feliciro. -espero que de a poco se pueda crear conciencia sobre estos pobres perros y sobre la aberrante condicion de los caballos que tiran de los carros y sufren maltratos continuos.
Gracias por ocuparse

Mariel Bordoni dijo...

Excelente nota! Los perros de la calle merecen nuestro respeto y ayuda, están allí por culpa nuestra, no es su elección. Ojalá nuestra ciudad y nuestro país lleguen a comprender la importancia de tratar adecuadamente y respetar las necesidades de cada especie. Los perros abandonados necesitan ayuda ya, de todo tipo. En muchos casos la desidia de los humanos ni siquiera acepta que se los medique y se los castre para evitar nacimientos indeseados. Tenemos que buscar la forma de trabajar organizadamente por el bien de nuestros animales sin hogar. Quizás algun dia contemos con un organizacion como en Rosario, con autonomía y poder de policía para actuar en los casos de maltrato animal sea cual sea la especie. hay que hacer algo urgentemente por el bienestar de los caballos que a diario se ven maltratados en esta ciudad. No digo que sean todos, pero sí que son los más! Los veo pasar al galope, cansados, sudados, en verano, en invierno, con lluvia, con sol que raja la tierra, maltratados en la boca, golpeados, carros de noche sin luces, sin respetar semaforos ni señales de tránsito. Propuestas no faltan, se necesita voluntad política y ganas de hacer cumplir las leyes. La traccion a sangre esta prohibida, entonces? las peleas de perros y de gallos están prohibidas, por qué continúan? Falta control y penas adecuadas para los infractores. Los propietarios de perros tambien debemos respetar las leyes con la famosa tenencia responsable. No debería salir a pasear ningun perro sin correa y ningun dueño sin la bolsita para la caca. Los unicos perros que deberiamos ver sueltos por la calle son los que no tienen una familia y trabajar mancomunadamente y en lo posible con la UNION de TODAS las organizaciones que hoy en día se dedican a la protección animal. La unión hace la fuerza!!!