Estoy en Facebook, cuando debería tener la "face" en el "book"


Por Héctor Fainbarg y Gonzalo Ojeda


Las redes sociales como My Space, Twitter, Sónico son las más visitadas por los adolescentes argentinos, pero la que se lleva el galardón de oro es sin duda Facebook. Una encuesta realizada en esta red a unos 50 jóvenes marcó que un importante porcentaje de jóvenes pasan en promedio cerca de 8 horas diarias en el muro, posteando fotos, letras de canciones, estados de ánimos, datos propios y comentando las publicaciones de sus amigos.

Un alto porcentaje de los adolescentes prefieren pasar su tiempo “libre” en esta red social, lo que muchas veces implica una complicación y desconcentración en el estudio diario. Los jóvenes tienen acceso libre a éste servicio creado para “chusmear” las intimidades de las demás personas y publicar datos importantes de uno mismo.

Ahora bien, el día tiene 24 horas, de las cuales un adolescente “tipo” debe dormir 8 horas para estar lúcido y así comenzar su jornada que empieza con 5 horas de educación en un establecimiento. Ahí tenemos 13 horas, a eso se le suman las 8 horas que se pasa un adolescente detrás de una computadora en Facebook, la suma es de 21. Por lo tanto, al día sólo le quedan 3 horas para llegar a su fin.

Estás todo el día con esa maquinita, ¿Te alcanza el tiempo para culturalizarte, estudiar e informarte? Peor aún, ¿Cuánto tiempo se le dedica a sus afectos? Hay una vida fuera de esa pantalla luminosa querido.

Facebook tiene actualmente más de 500 millones de usuarios activos, según ComScore, una empresa que mide el tráfico de Internet, el porcentaje de visitantes a la red social menores de 20 años de edad aumentó durante el año pasado al 11,1 por ciento.

Sin duda, en estos últimos meses se volvió un “Faceboom” esta red social, pero no está mal que sea así, lo importante es saber darle el uso correcto. A través del Facebook no sólo podes hacer amigos y entretenerte, sino que también podes informarte, generar opinión y debatir acerca de un tema que te interese.

5 comentarios:

Mónica Correa dijo...

Excelente el juego de palabras del título ... y muy cierto ... felicitaciones por lo ingenioso!

Anónimo dijo...

Se nota demasiado qué párrafos escribió un autor y cuáles fueron escritos por el otro.

Una desconexión total entre el título —de pretendida comicidad— y el contenido del texto. No se sabe qué se quiere decir; comienza hacia un lado, crítico, con una tesis a defender, y termina conciliador, relativista y con una onda "todo en su justa medida".

No puedo creer que publiquen esto.

Lau dijo...

creo que todos pasamos tiempo en estas cosas, tiempo perdidisimo jajaja linda nota

Julia dijo...

Estimado anónimo:
en primer lugar es entendible que un título que atrape al lector, una frase llamativa (y en este caso, de astucia), es muy positivo para una nota y la viste. En segundo, este título guarda una obvia relación con el texto, en cuanto al tiempo utilizado en Facebook... le aconsejo analizarlo...
Y en tercer y último lugar, el final, para nada conciliador, invita a la reflexión sobre el uso de estas redes.
La nota me pareció súper interesante y de una ágil lectura, si no es ese el fin que persigue, ¿cuál es?

Julia dijo...

Estimado anónimo:
en primer lugar es entendible que un título que atrape al lector, una frase llamativa (y en este caso, de astucia), es muy positivo para una nota y la viste. En segundo, este título guarda una obvia relación con el texto, en cuanto al tiempo utilizado en Facebook... le aconsejo analizarlo...
Y en tercer y último lugar, el final, para nada conciliador, invita a la reflexión sobre el uso de estas redes.
La nota me pareció súper interesante y de una ágil lectura, si no es ese el fin que persigue, ¿cuál es?